Arquitectura social y su desarrollo en México

En la actualidad, la arquitectura ha desarrollado nuevos caminos que permiten la inclusión de las personas a través de mayores posibilidades de desarrollo y construcción. Hoy, la arquitectura se preocupa más por las necesidades de aquellos que no tienen las mismas posibilidades de tener un hogar digno o una comunidad adecuada que por aquellos que pagan cantidades multimillonarias por proyecto.

El ser humano ha acabado con el planeta de manera paulatina. Los recursos se agotan y los espacios de vivienda disminuyen. Puesto que la población también crece desmedidamente, los recursos cada vez son menores y en muchas ocasiones existen personas sin hogar que buscan cómo sobrevivir aunque parezca imposible.

Las grandes urbes viven preocupadas por el financiamiento de obras públicas que les permitan adquirir con el tiempo más recursos, pero, en pocas ocasiones se preocupan por el desarrollo de la población que no tiene posibilidades para, por ejemplo, comprar un departamento. Su pensamiento se centra sólo en la ganancia económica.

Sin embargo, hay una nueva ola de arquitectos en México que se preocupa por el desarrollo de espacios que ayuden y generen un cambio tanto social como ambiental. En los años 20, los arquitectos mexicanos retomaron las necesidades de la clase media para generar espacios diseñados para ellos. Poco a poco, en el transcurso de los años, los movimientos de arquitectura en México fueron mermados por construcciones masivas que se preocupaban por el diseño o la estética a precios muy altos o que buscaban albergar a la masa poblacional.

Últimamente los espacios se han intervenido para generar proyectos enfocados al desarrollo y bienestar social, mejorar el medio ambiente y brindar mayor calidad de vida a personas que no podrían acceder a miles de dólares que permitieran el desarrollo de los espacios en sus comunidades.

La Torre de especialidades Gea González es uno de los ejemplos de arquitectura social que ayuda al medio ambiente, puesto que este hospital permite limpiar el smog de la ciudad a través de un material llamado Prosolve370e. Sin embargo, existen muchos nuevos proyectos arquitectónicos que también se preocupan por el desarrollo social y ambiental del país, mismos que aun sin tanto financiamiento han permitido mejorar México.

El despacho de El despacho de Juan Casillas y Guillermo Galindo se ha dedicado al desarrollo de proyectos sustentables desde 1999. En la mayoría de las obras se reutilizan materiales de los pueblos aledaños a su construcción. En sus diseños prima la manera en la que se capta la luz solar, el agua pluvial y otros factores que permitan el máximo aprovechamiento del entorno.e ha dedicado al desarrollo de proyectos sustentables desde 1999. En la mayoría de las obras se reutilizan materiales de los pueblos aledaños a su construcción. En sus diseños prima la manera en la que se capta la luz solar, el agua pluvial y otros factores que permitan el máximo aprovechamiento del entorno.

Otro proyecto que destaca entre los que se realizan en México, es el del Taller Activo (TAAC). Titulado Menchaca II y localizado en la colonia del mismo nombre en Querétaro, fue creado como una comunidad irregular que poco a poco se transformó hasta contar con todos los servicios. Sin embargo, en esta colonia aún prevalecen altos índices de delincuencia; el Taller Activo diseñó una cancha de fútbol para integrar a la comunidad y ofrecer una práctica alternativa a los locatarios.

La arquitecta mexicana Tatiana Bilbao también se ha centrado en el desarrollo de espacios comunitarios que tengan como objetivo el bienestar social. Bajo este esquema diseñó la ruta del peregrino en Jalisco junto al grupo Dellekamp Arquitectos y TOA. Cada año los fieles recorren 117 km por la sierra de Jalisco para llegar a Talpa de Allende. Para que el camino no fuera tan pesado, el grupo de arquitectos y diseñadores realizó una ruta con infraestructura adecuada. A lo largo de la ruta se dispusieron centros de salud, religiosos y servicios básicos.

De este modo, paulatinamente los arquitectos comienzan a cambiar sus objetivos para ayudar a comunidades con pocos recursos económicos y beneficiar al medio que los rodea.

Credito:

Cultura Colectiva / Julieta Sanguino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *