Implicación de los familiares en el cuidado de los pacientes críticos

Recomendaciones de la Sociedad Andaluza de Enfermería de Cuidados Críticos.

Durante el IV congreso de la Sociedad  Andaluza de Enfermería de Cuidados Críticos (SAECC) , se celebró una conferencia de consenso sobre participación familiar en el cuidado del paciente crítico, cuyos resultados han sido publicados recientemente [1].

El objetivo principal perseguido fue el de trazar un marco de normalización que ayude a disminuir la variabilidad presente en la atención a los familiares en las unidades de cuidados intensivos, que sirviese para potenciar la participación de los ciudadanos en ciertos cuidados y en la toma de decisiones en salud.

Se decidió combinar la revisión crítica de la literatura con técnicas de consenso, mediante metodología RAND, para establecer un conjunto de recomendaciones en cuya elaboración se permitió la participación directa de familiares que formaron parte del panel de expertos.

Las 58 recomendaciones resultantes se organizaron en 6 dimensiones:

  1. Conceptualización
  2. Características de los familiares
  3. Ayuda en la toma de decisiones
  4. Competencia profesional
  5. Organización
  6. Medidas específicas

1. Conceptualización

Se define participación familiar en el cuidado del paciente crítico al proceso por el que uno o varios miembros significativos de la unidad familiar se involucran de forma voluntaria, gradual y guiada por la enfermera responsable del paciente, en el cuidado de su ser querido, en función de sus posibilidades y la situación de éste. Se diferencia de la visita en que no ocurre de forma ocasional y sujeta a normas generales de la institución, sino que responde a un continuo establecido por el acuerdo entre el paciente, el equipo asistencial y el familiar, individualizado a cada situación, cuya intencionalidad trasciende el mero acompañamiento y pretende la maximización de los posibles efectos beneficiosos derivados de la interacción directa entre seres queridos, sustentándose en el establecimiento de comunicación terapéutica y relación de ayuda.

Se identifica a la enfermera como el profesional que reúne las condiciones de idoneidad para desempeñar la función de representación del equipo asistencial en materia de participación familiar en los cuidados.

2. Características de los familiares

En este apartado se identifican factores familiares que pueden influir en el desarrollo de intervenciones de participación, tales como diversidad cultural, sexo, experiencias anteriores de hospitalización, etc.

3. Ayuda en la toma de decisiones

El proceso de participación familiar en los cuidados debe sustentarse en el establecimiento de un clima de toma de decisiones compartidas entre los agentes implicados: paciente-familiar-enfermera enfatizando en el uso de herramientas de ayuda a la toma de decisiones (HATDs).

4. Competencia profesional

La participación en el cuidado familiar requiere que el equipo tenga un modelo de práctica profesional orientado al paciente, definiéndose un nivel de competencias adecuado para la enfermera que actúe como enlace entre el equipo y la familia.

5. Organización

Se proponen medidas organizativas, de carácter estructural y/o funcional, para que este hecho sea posible de forma sostenida y continuada en el tiempo.

6. Medidas específicas

En el último de los apartados se proponen otras medidas a adoptar en casos concretos, como consultas a los comités de ética, regulación específica de las intervenciones de participación, visitas de menores y áreas de incertidumbre en las que se recomienda la investigación.

Si como expresan algunos autores, pueden existir indicios para el cambio en  la relación con los familiares [2], son necesarias iniciativas de este tipo que permitan que trasciendan a la práctica las recomendaciones de los estudios disponibles. En cualquier caso, la implicación familiar en los cuidados no supone una intervención más, sino que conlleva un cambio importante de actitud y filosofía en el equipo asistencial.

Enlaces:

  1. Participación familiar en el cuidado del paciente crítico. Recomendaciones de la Sociedad Andaluza de Enfermería de Cuidados Críticos. Torres Pérez L y Morales Asencio JM  Tempus Vitalis. Revista Internacional para el Cuidado del Paciente Crítico vol 4, num 1.
  2. Zaforteza C, Gastaldo D, Sánchez-Cuenca P, de Pedro JE, Lastra P. Relación entre enfermeras de Unidades de Cuidados Intensivos y familiares: indicios para el cambio. Nure Investigación, nº 3.

Creditos

Jose Manuel Velasco Bueno
Hospital Costa del Sol, Marbella, Málaga
©REMI, http://remi.uninet.edu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *